Algo personal

45

Algo personal

Hoy no les vamos hablar ni de tendencias, ni de inspiración, ni de bodas, ni de eventos con alma. Hoy nos hemos permitido la licencia de hacer un post muy personal, que hemos dudado mucho si publicar o no porque no tiene mucho que ver con lo que hasta ahora les hemos contado. Pero creemos que hay alguien muy especial para nosotros que se lo merece y porque en el fondo les contaremos una parte de la esencia de B de Brisson.

 

Por si no lo saben Brissón es el apellido de algunas de las personas que forman el equipo de B de Brisson, cuando decidimos que íbamos a emprender y crear una empresa, de las pocas cosas que teníamos clarísimas (por no decir la única) era que la marca iba a llevar nuestro apellido.

 

Hoy, 4 de Mayo, hace un año que la persona que nos dio este apellido se fue (y el calendario ha querido que sea lunes, justo el día que publicamos los post) así que no hemos querido perder la oportunidad de darle las GRACIAS porque, sin nadie saberlo, ÉL estaba creando toda la esencia de B de Brisson.

 

Gracias ABUELO por hacer que nos sintamos tan orgullosos de ti y de este apellido, tanto como para querer que algo en lo que hemos puesto tanto esfuerzo e ilusión se identifique contigo.

Gracias ABUELO por prestarnos tu apellido para utilizarlo como marca, aun recuerdo cuando te dijimos “Abuelo, vamos a llamar a nuestra empresa B de Brisson ¿te gusta?” y contestaste “A mí mientras me paguen por los derechos todo me parece bien”

 

Gracias ABUELO porque estamos seguros de que si nos gusta tanto esta profesión, tú tienes mucho que ver en ello. Desde niños hemos vivido cada cumpleaños, cada santo, cada día de reyes, cada evento familiar… con la mayor de las ilusiones, esa que tú nos transmitías porque cualquier excusa era buena para reunir a tu gente y montar una fiesta.

 

Y las casualidades de la vida quisieron que la semana pasada, mientras diseñábamos la cartelería para un evento, pasásemos por el blog de Enric Sánchez y nos encontráramos con su post Carta sin respuesta. Cuando lo leímos pensamos que nada podría explicarlo mejor, así que le hemos robado algunas de sus palabras:

 

“Siempre he pensado que estar vivo no es lo mismo que vivir y, desde que te fuiste, también sé que estar muerto no es en absoluto morir. Que no eres nada solo por estar y que hay quien, sin estar, sigue siéndolo todo.

La última lección que nos diste fue que acabamos siendo niños. Que al final necesitamos a gente que nos quiera de verdad a nuestro lado. Y que dedicar la vida a los demás hace que los demás estén allí cuando tú estás perdiendo la tuya. Me has enseñado que el éxito se mide en las veces que te echan de menos cuando ya no estás. Y ni te imaginas el éxito que tienes por aquí…

 Tú que eras feliz viendo la vida pasar en la puerta de la casa que nos acogía a todos. Tú que solo sonreías cuando veías al resto sonreír. Igual en el fondo te entiendo un poco abuelo, igual por eso te fuiste. Porque las veías venir y porque sabías que aunque te fueras, te quedarías aquí para siempre.”

 

3

 

¡Gracias ABUELO!

Logo_B

No Comments

Post a Comment


*